§ Cuestiones legales

¿Pedir un doctorado por internet?

Al principio, esto puede sonar algo extraño para muchos de nosotros, menos para los estadounidenses. Como ya sabemos, para conseguir un doctorado hay que estudiar durante años y escribir una tesis para obtener el doctorado. Por ello,es normal preguntarse cómo es posible que se pueda adquirir aquí semejante título. La respuesta a esto es muy sencilla: se trata de un doctorado honorífico y no de un título correspondiente a un grado académico como lo puede ser un Doctorado en Medicina o un Doctorado en Derecho. Pues nosotros le ofrecemos títulos eclesiásticos que ni son académicos ni están patentados.Del mismo modo que nosotros, como una institución eclesiástica, le podemos otorgar , por ejemplo, un doctorado honorífico en medicina, una universidad no puede otorgarle un doctorado en metafísica, por ejemplo. Le sugerimos que lea toda la información que engloba los aspectos legales. Sentimos que el texto sea de gran extensión, pero, una vez lo haya leído, ya estará al corriente de todo lo que necesita saber. Esta información será también importante para Ud. como futuro doctor honoris causa.

Títulos eclesiásticos

Por qué es posible obtener un título honorífico de una iglesia estadounidense sin dificultades Naturalmente, una y otra vez nos llegan preguntas relativas a la legitimidad de las distinciones que ofrecemos. En este apartado abordamos esta cuestión en toda su amplitud, ya que algunos visitantes de nuestras páginas están desconcertados debido a la información poco fiable de terceros. Estos mezclan a menudo la legislación alemana y la americana de manera caótica, y las afirmaciones proferidas carecen de fundamento y son en parte ilógicas.

Esto es precisamente lo que deseamos aclarar. Para una mejor comprensión: En EE.UU., la iglesia y el estado están estrictamente separados el uno del otro. Ya los primeros colonos de Rhode Island – cuáqueros perseguidos por Inglaterra por motivo de sus creencias – otorgaron mucha importancia a la separación de iglesia y estado. Hoy, este precepto de separación se halla en el primer suplemento de la constitución americana, aceptado el 15 de diciembre de 1791 como parte de la Declaración de Derechos (“El congreso no hará ninguna ley con respecto al establecimiento de una religión, o prohibiendo el libre ejercicio de esta.”) Durante la elaboración del censo, la filiación religiosa de los ciudadanos no se registra.

El estado no se interesa por las creencias de sus ciudadanos. Y tampoco reconoce ninguna comunidad religiosa, de modo que cualquier interesado puede fundar su propia iglesia. Por ejemplo, en el estado de Nueva York existe incluso una “iglesia de Bob Esponja”. Si alguna vez desea echar un vistazo a esta página, se dará cuenta rápidamente de que no existen realmente ningún tipo de reservas estatales que regulen la fundación de iglesias. Las comunidades religiosas no son registradas y, por tanto, tampoco existen datos comprobables referentes al tamaño o a la orientación de la comunidad. Le será imposible encontrar un directorio de iglesias libres. No obstante, es una práctica usual que las iglesias serias (iglesias libres) sean fundadas en EE.UU. como organizaciones sin ánimo de lucro.Cualquier otro tipo de registro de esta como iglesia por parte del gobierno simplemente no se efectúa. Por tanto, si el fundador de la iglesia desea dar prueba de su existencia, deberá probarla mediante la fundación de una organización sin ánimo de lucro.

Una de estas iglesias es la MLDC con sede en Florida y registro en Miami. En los “Artículos de Incorporación” se puede leer que el objetivo de la organización sin ánimo de lucro es la dirección de una comunidad religiosa de creyentes. Con ello se define claramente su relación con las tareas religiosas y se hace posible que la MLDC pueda otorgar dignidades honoríficas eclesiásticas. ¿Comprar doctorados? En todo el mundo existen universidades que ofrecen doctorados honoríficos a cambio de aportaciones para tareas de investigación determinadas o como gesto de “agradecimiento” tras recibir donaciones. Aquí también. Si alguien “se lo ha merecido”, es posible que alguna vez reciba un doctorado honorífico. De este mismo modo se procede también en todas las universidades. No obstante, la MLDC no es una universidad y, por tanto, no es comparable, por ejemplo, con la universidad de élite estadounidense de Harvard. La MLDC ofrece dignidades honoríficas eclesiásticas, tal como Doctor h.c. (grado) o Profesor h.c. (grado).Ya que estas se basan puramente en aspectos eclesiásticos y como tales están libres de confusión con un grado académico, la MLDC no cae dentro del área de “comercio de títulos”, por lo que Ud. puede usar dichos títulos del modo descrito.

No obstante, Ud. tampoco puede comprar un título, sino que puede utilizarlo una vez que le haya sido conferido. Por ello, le otorgamos el título a cambio de un donativo. Tanto el grado de doctor como el de profesor pueden ser utilizados públicamente también fuera del ámbito académico, siempre que no puedan confundirse con denominaciones de cargo o servicio. Una denominación específica es considerada capaz de confundirse con una denominación de cargo o servicio si es posible la confusión de ambos conforme a la estimación global de un individuo normal sin prestar una atención excesiva. Por tanto, nuestros títulos deben ser usados de tal modo que se excluya la confusión con cualquier grado académico.

Debe ser reconocible:

1.) que se trata de un título eclesiástico honorífico (h.c.)
2.) el área de especialización
3.) el país de origen Nuestros títulos pueden ser escritos con la notación siguiente: Nombre Apellidos Dr. h.c. of metaphysics,

MLDC Institute (USA) o Dr. h.c. Nombre Apellidos of metaphysics, (MLDC/USA)

No acorte el área de los datos eclesiásticos a menos que al hacerlo la confusión con un título académico nacional o extranjero sea imposible. Validez del título Para que este título sea válido es necesario que la institución extranjera que lo confiera esté autorizada para ello en el país de origen, en este caso en EE.UU. Dado que la MLDC, como iglesia libre, está autorizada en dicho país a expedir doctorados honoríficos en un marco eclesiástico, estos títulos tienen también validez a nivel mundial.

Tenga en cuenta lo siguiente:

En este caso no se trata de un título de doctor académico que legalmente pasa a formar parte de su nombre. La obtención de tal título sólo es posible mediante estudios de larga duración y el correspondiente doctorado. Simplemente no hay ninguna otra posibilidad, aun cuando algunos operadores de páginas web dudosas traten de convencerle de lo contrario. No es posible comprar un título de doctor académico en ningún lugar del mundo. Tampoco es posible encargar a un tercero la realización de una tesis doctoral, ni pagar a un “asesor de doctorados” para que le ayude a conseguir el grado de doctor. En este caso no se trata de un doctorado honorífico en el ámbito académico que legalmente pasa a formar parte de su nombre. Las universidades otorgan doctorados honoríficos bien por grandes contribuciones al mundo del saber o méritos del sujeto, bien a cambio de donativos elevados.

Los doctorados honoríficos en el ámbito académico provenientes de “universidades” en Bulgaria, Bogotá, Rusia o en cualquier otro lugar no son reconocidos en los mismos países. En nuestro caso se trata de doctorados honoríficos en el ámbito eclesiástico. Ud. recibe un título honorífico del instituto MLDC de Miami, Florida. Los doctorados son eclesiásticos. Estos títulos eclesiásticos no deben confundirse con títulos académicos tales como los de derecho, medicina o filosofía, y Ud. debe asegurarse de que su uso no dé lugar a equivocaciones. Ud. no está autorizado a usar el título en la forma “Dr. Nombre Apellidos”. Deberá indicar siempre el área de especialización, el lugar de origen y la entidad expedidora. Títulos extranjeros a cambio de dinero Títulos académicos Algunos vendedores de títulos prometen diplomas de universidades prestigiosas, que, en realidad, simplemente han sido falsificados. Otros prometen diplomas de instituciones que no se merecen en lo más mínimo el nombre de universidad según el estándar centroeuropeo, de modo que la adopción de tal título o bien no está autorizada en ningún caso o bien sólo en su forma original. Finalmente, es obvio que en el ámbito académico sólo el rendimiento en los estudios puede traer consigo la obtención de títulos académicos.

Justamente esto diferencia el ámbito académico del título de “doctor honorífico en metafísica”, cuyo uso no es punible, ya que en el medio público no existe una confianza en tales títulos digna de protección. Esto es muy diferente en el ámbito académico. Títulos eclesiásticos Con frecuencia se piensa que los títulos que aquí se ofrecen son ilegales y que, por consiguiente, no está permitido su uso. El problema es que todos aquellos que sostienen dicha opinión no se han dado cuenta de que se trata de títulos eclesiásticos y no académicos. Estos se diferencian en que mientras los títulos académicos comprados no son legítimos, los títulos eclesiásticos honoríficos conferidos a cambio de un donativo sí lo son. No conocemos ningún país en el mundo que tenga problemas para reconocer los títulos eclesiásticos aquí tratados siempre y cuando no sea posible confundirlos con un grado académico, y, además, el lugar de origen y la autoridad expedidora sean reconocibles.

 

Nach oben